Historias de éxito

La verdadera razón por la cual empecé a entrenar en BSM es porque mi buena amiga Jassito me pasó el tip de ir a una clase de prueba, en ese momento no estaba entrenando pole, sin embargo era claro que tenía que moverme ya que no estaba bien anímicamente y necesitaba “algo” que me ayudara a sentirme y verme bien, por lo menos gustarme.

 

Yo no sabía que entrenar en BSM no solo me ayudaría en estos aspectos, sino que tendría mas beneficios, al grado de gustarme hacer ejercicio (porque ahora ya me gusta); si a eso le sumas que empecé a ver resultados no sólo físicos (espejo) sino en general mejor ánimo, mejor condición, menos cansancio, ya no se me hinchan los pies, ya me aguanto un poco más en el pole, ya puedo correr sin parar y mi último sprint fue de 15.5 (cuando empecé corría a 5 y moría jajaja); estoy muy contenta con todos los cambios que he tenido y con mi nueva vida, la cual es mucho más saludable.

 

Muchas personas dicen que es un programa “muy caro”, pero caro comparado con qué, así como inviertes en aprender otro idioma, en un diplomado, en una maestría, ¿por qué no invertir en algo que te ayudará a mejorar en todos los aspectos de tu vida? Otro punto muy importante, es que yo sí necesito que me digan que tengo que hacer y que me traigan en friega al momento de hacer ejercicio, para mi no es lo mismo ir a un gimnasio con clases en grupo e instructores de pesas, si realmente no te dan un verdadero seguimiento. 

    

Cuando empecé a entrenar y veía que les súper agradecían a los coaches por todo lo que habían hecho por ellos , yo decía: ¡¡¡están locos!!! ¿Cómo puedes agradecer tanto a alguien que te trae en friega, que te hace sufrir, que no te deja descansar, que por más de dos días no te puedes mover? ¿Es neta? ¿Agradeces? ¡Por supuesto! ¡Hoy lo entiendo!

 

Hoy entiendo por qué AGRADECEMOS tanto: porque entrenar en BSM es un trabajo mucho más mental y de autoestima que el ejercicio mismo porque siempre logras algo diferente y mejoras en todo, cada día te llevan al límite, trabajan contigo, con tu mente, haces cosas que jamás imaginaste; yo nunca pensé que podía hacer lo que hoy hago, y no me veo sin hacerlo, es lo que me mantiene, lo que me hace aferrarme a hacer las cosas, a salir adelante, a darme cuenta que puedo lograr todo lo que me proponga, que mi único límite soy yo misma y yo misma soy mi propio motor.

 

Gracias Winnie y Morgan porque sin su apoyo, sin su motivación, sin su presión no habría podido romper mis barreras mentales, porque gracias a ustedes mi vida es diferente y mucho mejor de lo que era; la pasión y el ejemplo que ponen a todos los que tenemos el privilegio de entrenar con ustedes realmente nos cambia el chip y nos hace confiar en nosotros mismos. #CorazónPorDelante #QuieroLoMejorDeMi #DoyLoMejorDeMi

Hace unos meses no hubiera considerado inscribirme a un programa de alto rendimiento, nunca practiqué un deporte seriamente, sabía que mi condición física era muy mala y simplemente no creía que estuviera dentro de mis capacidades. Dos amigos cercanos me convencieron de inscribirme a un programa de 8 semanas, y que bueno que lo hicieron. BSM transformó mis hábitos y mi percepción sobre mí misma; no solo descubrí que me gusta hacer ejercicio, me di cuenta de que soy mucho más capaz de lo que creo. Lo que trabajé y gané en el programa me da la confianza que necesito para seguir un sueño que me asustaba: subir el Iztaccíhuatl. Esta experiencia fue la entrada a un nuevo estilo de vida, ahora que conozco mejor mis capacidades, estoy motivada para enfrentarme a otros retos y probar cosas nuevas. 

BSM no solo es un gimnasio, es un modo de vida, en donde entrenamos cuerpo, mente y espíritu. Porque esa es la filosofía de este lugar y eso lo hace único. En lo personal me ha dejado grandes enseñanzas y eso se ha visto reflejado en mi día a día dentro y fuera del salón. Me han enseñado a nunca darme por vencida; aprendí que siempre puedo lograr hasta lo que creía imposible, claro, solo con perseverancia, disciplina y constancia, gracias a estos coaches maravillosos que siempre nos empujan a dar lo mejor. Son unos seres humanos extraordinarios, ellos son el vivo ejemplo de que siempre podemos lograr nuestras metas. Gracias por darme ese gran ejemplo de humildad, en verdad son gente con un corazón enorme!! En lo personal quiero agradecerles todo ese apoyo que me han dado, incluso en causas ajenas a ustedes, como lo ha sido con la fundación en donde trabajo; cuando les pedí su apoyo no dudaron ni un segundo y luego luego se pusieron la camiseta! Gracias infinitas!! No saben el impacto que tuvieron con los chicos de Kadima! Me siento muy afortunada de pertenecer a este gran grupo de gente sana y comprometida, gracias por tanto, BSM!! Y que sigan los retos, pero sobre todo los logros!!! Vamos por más!😃 

No fui una niña deportista. A mí me enseñaron que mi única obligación era la escuela. Fui una niña "gordita" con muuuy buenas calificaciones y siempre fui insegura sobre mis capacidades para los deportes porque nunca los practiqué. Evitaba a toda costa hacerlo por miedo a hacer "el oso". 

La vida laboral y el destino me llevaron a los 26 años a vivir a Querétaro, donde el exceso de tiempo libre y la fortuna de encontrarme con una jefa ultra deportista que me enseñó  (literalmente) a correr, me hicieron descubrir que no era tan mala como pensaba y que además, hacerlo me generaba una sensación increíble. Me hice fan de salir a la calle a correr.

 

Toda esta magia de sentirme viva y con la capacidad de hacer lo que me propusiera, cobró otro sentido hace 5 años cuando mi hermano mayor fue diagnosticado con un tipo de esclerosis que precisamente le desconectó poco a poco las señales que el cerebro mandaba a sus músculos. Es decir, se fue quedando paralizado poco a poco hasta depender totalmente de quienes lo cuidábamos hasta para rascarse la nariz. Fue entonces cuando mis kilómetros cobraron otro sentido: primero de ayuda para tratar de hacerle la vida más fácil; y después, cuando él se fue de esta vida, para honrar su fortaleza de mente y de espíritu y para ayudar a otras personas que como él, se adaptan día a día a su nueva realidad. Decidí correr por los que no pueden y por eso cada kilómetro, cada paso de un maratón, es por y para ellos. 

Es claro entonces por qué BSM no es sólo el lugar al que voy a hacer ejercicio todas las mañanas. BSM es un lugar con una filosofía con la.que conecto en muchos sentidos. Es un lugar en el que descubrir todo lo que eres capaz de hacer con esfuerzo físico, nace de convencer a tu mente y de creerte que SÍ PUEDES por el simple hecho de tener un maravilloso cuerpo que funciona y puede dar su 100% si tu mente lo decide. Y para mí, eso es una bendición. BSM es un gran programa de entrenamiento que mejora significativamente tu capacidad física, pero sobre todo, tu fuerza mental. Y la fuerza de esa filosofía está en su gente. En cada una de las personas que lo formaron y sobre todo en esos 3 súper coaches que no hacen otra cosa que demostrarnos que con disciplina, determinación, perseverancia, fuerza mental, amor propio y con el corazón por delante, sí se puede!

WhatsApp: +52 (55) 47693244

Correo:info@bsmtraining.com.mx

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco